top of page

Los tesoros biológicos escondidos: impulsamos los primeros trabajos para estudiar los moluscos endémicos de los ecosistemas subterráneos del Parque Natural de la Sierra de Montsant

Con el apoyo del Parque Natural de la Sierra de Montsant y del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, BioSciCat ha desarrollado los primeros trabajos para estudiar las especies amenazadas subterráneas del Parque Natural de la Sierra de Montsant, y obtener así información para elaborar la futura estrategia de conservación de estas especies protegidas.



El origen de todo: un hallazgo inesperado y excepcional


Los ecosistemas acuáticos sufren la mayor pérdida de biodiversidad conocida, siendo la fauna subterránea y crénica (de las surgencias y fuentes naturales) la más desconocida, rica en endemismos, y vulnerable. Recientemente, trabajos de prospección biológica (Alba et al., 2009; Corbella et al., 2009) consistentes en el análisis de sedimentos provenientes de los acuíferos y expulsados ​​a través de una surgencia natural de la sierra de Montsant (la Font de la Pastera), en Tarragona, dieron lugar a la descripción de tres especies de caracoles nuevas para la ciencia (Moitessieria pasterae, M. prioratensis y Guadiella ballesterosi), además de la identificación de ejemplares de una especie (M. seminiana) para la que sólo se conocía otra localidad. Este hallazgo debe ser considerado absolutamente excepcional, y señalaba la posibilidad de que los ecosistemas acuáticos subterráneos de la sierra del Montsant fueran un punto caliente (hotspot) de fauna estigobia o estigobionte, es decir, de organismos habitantes de los intersticios subterráneos saturados de agua.


Comprender por conservar


Se trata de organismos pertenecientes a dos familias de moluscos (Moitessieridae, Hydrobiidae) de los que no se tiene prácticamente ningún conocimiento en torno a su biología y autoecología (ambientes que ocupa y requerimientos ecológicos), y que parece que pueden llegar a ser endémicos de un único acuífero o, incluso, de un sector o compartimentación del mismo. Por esta razón, no sólo tienen una enorme importancia biológica, sino que se considera que son altamente vulnerables a cualquier perturbación, ya sea natural (como una sequía extrema), o artificial (como las presiones químicas, la sobreexplotación hídrica, o cambio climático). Atendiendo a esta elevada situación de vulnerabilidad, las cuatro especies fueron incluidas en el Catálogo de fauna salvaje autóctona amenazada de Cataluña, dos de ellas en la categoría de “en peligro de extinción” (M. pasterae y M. seminiana), y dos como “vulnerables” (M. prioratensis y G. ballesterosis). Esta inclusión, no sólo les otorga una efectiva protección jurídica, sino que comporta la obligación de desarrollar por parte de la administración ambiental (Generalitat de Catalunya) estrategias orientadas a, o bien mejorar el estado de conservación de sus poblaciones, o bien establecer medidas preventivas de gestión y protección, según sea su situación de amenaza y vulnerabilidad. Sin embargo, lo cierto es que el diseño de estas estrategias, que tendrán que ser recogidas en documentos normativos conocidos como Planes de recuperación y Planes de conservación, son difícilmente abordables teniendo en cuenta el absoluto desconocimiento respecto a la geografía real de éstas cuatro especies (un factor clave para determinar su vulnerabilidad), su biología y ecología, y las presiones o amenazas a las que están sometidas. De hecho, catorce años después de los trabajos en que fueron encontradas por primera vez, ninguna de las cuatro especies habían sido reencontradas posteriormente, y la fuente de la Pastera era todavía la única localidad conocida en el mundo para tres de estas especies, endémicas del Montsant. Ante esta situación, Bioscicat diseñó y propuso a la Generalitat de Cataluña un conjunto de trabajos que permitieran obtener una mejor comprensión de la situación real de vulnerabilidad de estas especies, la cual depende en gran parte de su distribución, hasta entonces en gran parte desconocida.


Los primeros estudios


Con el apoyo del Parque Natural de la Sierra de Montsant y del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural (Generalitat de Catalunya), Bioscicat ha desarrollado, entre enero y junio de 2024, los primeros estudios para avanzar en el conocimiento de las cuatro especies de moluscos de los ecosistemas subterráneos de la sierra de Montsant que se encuentran actualmente protegidos. Se ha contado además con la participación de taxónomos especialistas de la Asociación Catalana de Malacología (Sergio Quiñonero y Joaquín Soriano).



Los trabajos de prospección biológica y caracterización del hábitat, han tenido por finalidad avanzar en el conocimiento de la distribución de los moluscos estudiados, identificar sus poblaciones, caracterizar el ambiente hidroquímico en el que viven, e intentar comprender su esquema espacial en función de los compartimentos acuíferos que han promovido su especiación y que explican su distribución. Con esta finalidad, se ha desarrollado un intenso programa de prospección biológica en todo el sistema fontinal de la sierra de Montsant, estudiando y muestreando las surgencias y fuentes de mayor interés (un total de 37). Se ha estudiado el funcionamiento y las características hidrogeomorfológicas de cada surgencia para plantear su muestreo, obteniendo diversas muestras de los sedimentos arrastrados por los caudales emergentes, que posteriormente han sido procesadas y analizadas en laboratorio a cargo de taxónomos especialistas a través de diversas técnicas. En segundo lugar, se ha estudiado el macizo desde el punto de vista hidrogeológico, recopilando toda la información geológica e hidroquímica existente y desarrollando nuevos análisis físico-químicos.



Resultados inesperados, y tesoros impensables


Los trabajos ejecutados han permitido ampliar enormemente el conocimiento que se tenía de las cuatro especies estudiadas, especialmente con respecto a su distribución, una información sin duda de máxima importancia para establecer la futura estrategia de conservación que deberá ser diseñada en los próximos años.


Por un lado, la prospección de la fauna malacológica estigobionte de los acuíferos del Montsant, a pesar de haber sido intensa y exitosa (dado que ha revelado la existencia de una rica comunidad), no ha permitido localizar ninguna otra población de M. pasterae, si bien la especie ha sido reencontrada en la surgencia en el que fue descrita originalmente. Esta circunstancia, aunque no permite descartar la existencia de más poblaciones, obliga a establecer, preventivamente, medidas de conservación más rigurosas; i es que resultaría plausible que esta especie tan sólo poblara un pequeño sector de las masas de agua subterráneas de la sierra, y fuera , por tanto, enormemente vulnerable.


Se han detectado hasta siete localidades con presencia de G. ballesterosi, lo que permite especular respecto a la posible existencia de diversas poblaciones de esta especie, y constatar que se encuentra amplia y abundantemente distribuida en todo el sistema hidrogeológico influenciado por la sierra de Montsant. Es una buena noticia que permite atribuir a este molusco una resiliencia demográfica y ecológica más significativa que la que le era presumida cuando únicamente se conocía la localidad en la que fue descubierta,


Por su parte, los hallazgos de M. prioratensis y M. seminiana han revelado una distribución disjunta extrañamente similar o coincidente entre ellas: parecería que ambas especies estarían sólo presentes en dos sectores muy alejados uno del otro, y ausentes en el resto de los sistemas fontinales de la sierra. Esta geografía, de confirmarse, podría convertirse en una información de interés para comprender la estructura interna de este territorio hidrogeológico. En cualquier caso, permite ser más optimistas en cuanto a las probabilidades de éxito en la futura conservación de ambos taxones, si bien su situación de vulnerabilidad sigue siendo preocupante.


Por último, debemos señalar lo que puede ser el resultado más inesperado y extraordinario del estudio. Y es que las prospecciones biológicas han permitido identificar un total de 15 especies de caracoles estigobiontes en el ámbito de estudio, y 9 de éstas parecen, después de los primeros trabajos de análisis en laboratorio, ser nuevas para la ciencia (actualmente están siendo sometidas a un estudio exhaustivo). Esta riqueza de especies es absolutamente inédita, y convierte al ecosistema de la sierra de Montsant en el más importante hotspot de organismos estigobiontes (y por supuesto de endemismos) conocido en la península ibérica, con una densidad de presuntos taxones exclusivos del macizo absolutamente desproporcionada.


Los acuíferos de fisuración y granulares de la sierra del Montsant parecen haber sido un escenario hidrogeológico extraordinario para la especiación de moluscos moitesiéridos e hidróbidos y, a la luz del presente estudio, se erigen como un ecosistema subterráneo con una importancia biológica descomunal, nunca antes vista en nuestro contexto biogeográfico.


Financiación y apoyo


Queremos destacar que estos trabajos de investigación han sido impulsados ​​gracias al apoyo y financiación de la Generalitat de Catalunya y la Unión Europea.


Esta financiación se encuentra articulada mediante la Resolución ACC/2615/2023, una convocatoria de subvenciones dirigida a la gestión de los espacios naturales de Cataluña, y a la conservación de los hábitats y especies amenazados, en el marco del Programa de desarrollo rural de Cataluña 2014-2022 . Ha sido por tanto cofinanciado por la Unión Europea, a través de FEADER (43%), y por el Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural (57%).


Los estudios y trabajos descritos no habrían sido posibles sin el apoyo técnico y logístico del Parque Natural de la Sierra de Montsant (Ricardo Collado, Josep Maria Blanch y David Iturria).



19 visualizaciones

Comentários


bottom of page